Logo

¿Que Darío Montoya acabó con el sindicato?

Share Button

¡Hecho real o frustrado propósito!

En un artículo de la página “La Silla Vacía”, del martes 20 de abril, lleno de lisonjas poco fundamentadas hacia el Director General del SENA, doctor  Darío Montoya Mejía, de manera irresponsable se afirma que entre los logros de este señor esta “haber acabado con el sindicato de la institución”.

Cómo explicar lo anterior cuando justamente el pasado mes de diciembre, El Sindicato de Empleados Públicos del SENA, gracias a su gestión y las instrucciones precisas de la OIT, logró que el Director General realizara lo que en muchos anuncios y en los más diversos tonos anunció que jamás haría? “Yo no negociaré con SINDESENA,” era su sentencia favorita y triunfalista.  Ocurrió todo lo contrario, SI negociamos, o concertamos, según el lenguaje institucional, un pliego de peticiones bajo el amparo del limitado decreto 535 de 2009, pero que innegablemente recupera importantes derechos de los trabajadores.

Los trabajadores del SENA escuchamos permanentemente sobre la íntima y sombría amistad de Montoya con José Obdulio Gaviria, sobre su método clientelista de ofrecer Subdirecciones del SENA para favorecer la Reelección del Presidente y sus furtivos deseos de ser Ministro de la Defensa Nacional; frente a estos planteamientos hemos hecho lo que nos corresponde legalmente en el campo de la denuncia y no nos queda la menor duda de que acabar con SINDESENA fue para el doctor Montoya una de sus más encomiables, aunque fallidas tareas como Director General del SENA.

Es cierto que en su empeño por acabar con el sindicato, a pesar de su delirante deseo de aumentar la cobertura de los servicios del SENA para mejorar los índices de favorabilidad de la reelección de Uribe, con sacrificio de la real misión y calidad de las acciones de esta institución, ha detenido el crecimiento de su planta de personal, ha desatado la más alta utilización de trabajadores por órdenes de prestación de servicios, entregado sus recursos a través de convenios con entidades privadas, y contratado personal administrativo y operativo con cooperativas de trabajo asociado.

Lo que la gran prensa ve como ejecutorias importantes de este Director, son por el contrario los errores que la historia cobrará a este personaje, así por ejemplo en el SENA, su desnaturalización mediante el cambio de su misión, el desvió de su presupuesto y el desmonte del contrato de aprendizaje, han constituido la principal estrategia para su marchitamiento paulatino y sistemático. La tercerización a la que la ha sometido, la entrega de la ejecución de la formación a particulares y el establecimiento de convenios y acuerdos con entidades de garaje mercaderes de la educación, patentizan su liquidación.
En el terreno de la oferta educativa la atropellada intromisión del SENA en el campo de la educación formal, se esta convirtiendo en otro elemento de desprestigio institucional, miles de aprendices obtienen cartones de tecnólogos en carreras que no tienen los registros calificados del Ministerio de Educación, por no cumplir con los requisitos que la ley 749 de 2002 estableció para esta modalidad de la educación superior, modalidad que no le corresponde desarrollar al SENA.
Luego la mutabilidad metodológica a la que ha llevado al SENA, la aplicación de la política de ensayo y error en sus tecnologías y pedagogías, la formación dual, por competencias, por proyectos, autónomo, virtual, con supresión de módulos básicos y transversales el recorte a la duración de sus cursos, las plataformas Blackboard y Sofia Plus, han expuesto a sus aprendices a la mediocridad y a la improductividad.
Por otra parte la deformación de ambientes educativos, la improvisación de entornos productivos, la estandarización de determinantes para esos ambientes y la erradicación definitiva de las tecnologías convencionales que constituyen el acervo institucional y técnico de la entidad, hacen ver al SENA como un conjunto de bodegas con buena dotación tecnológica de computadores, pero en las cuales el aprendiz, antes principal sujeto y razón de su existencia, es el simple convidado de piedra que justifica el derroche de gastos e inversiones.
Pero sin duda lo que demuestra la intención que trajo este Director a la entidad, es el haber propiciado el desmonte de las garantías laborales de los trabajadores, así el recorte silencioso del Servicio Medico Asistencial, del Fondo de Vivienda, del Sistema Salarial de Evaluación por Meritos de los Instructores, haber dado poca atención a la Salud Ocupacional, propiciado la dilapidación de los recursos de Bienestar Social, la violación a los derechos de Carrera Administrativa, la inestabilidad laboral de provisionales y contratistas, la violación al derecho a la protesta y a la libre expresión dentro de su comunidad educativa, y la estimulación del paralelismo sindical, es lo que a la final ha hecho menos agradable el funcionamiento en esta entidad y más difícil el trabajo de SINDESENA, que a toda acción ha tenido una reacción oportuna y también unas propuestas sobre lo que debería ser el quehacer institucional.
A todos estos atropellos SINDESENA se ha opuesto coherentemente con una política que no genera dudas entre la comunidad, siempre defendiendo la misión que le consagró la Ley 119 de 1994, que es la Formación Profesional Integral y Gratuita. Defendiendo los parafiscales no solamente en épocas electorales.
Nuestra resistencia al modelo tiene también algunos logros, que serían imposibles con un sindicato acabado, mientras Darío Montoya eliminó la dotación de ropa de trabajo  para muchos funcionarios nosotros la recuperamos, varios paros y movilizaciones convocadas en estos casi 8 años contra las prácticas clientelistas y corruptas de muchos directivos, algunos tuvieron que irse de la institución como el Director Nacional de Formación Profesional Jhon Jairo Díaz , investigado por enriquecimiento ilícito, mantenemos vivo un Servicio Médico Asistencial que ha sido blanco de mil objeciones por parte del señor Darío Montoya, participamos de la Gran Coalición Democrática en innumerables jornadas en defensa de los derechos laborales de todos los trabajadores, nuestras acciones permitieron la reincorporación de cerca de 100 funcionarios despedidos en la reestructuración del año 2004, más de 500 funcionarios que no estaban en la Carrera Administrativa por haber sido vinculados antes de 1996 como tiempos parciales, gracias a las acciones de SINDESENA, fueron favorecidos con un artículo especial en la Nueva Ley de Carrera Administrativa a pesar que por sus condiciones muchos otros, como ocurre en todas las entidades estatales aún sufren la angustia de la inestabilidad por errores de gobiernos sucesivos. Se quedan muchas otras peleas y logros alcanzados en la etapa más dura para los trabajadores colombianos como han sido los 8 años del gobierno de Uribe y su lugarteniente en el SENA.
En ese mismo sentido, en la pasada contienda electoral SINDESENA por decisión de asambleas regionales y nacionales llevó a la Cámara de Representantes por la jurisdicción del Valle del Cauca a un ex presidente, ex fiscal y dirigente de toda su vida laboral en nuestra organización sindical, el compañero Wilson Arias.
Pero la más importante conquista que podemos mostrar en este período del Uribismo, pese a las adversidades y a la persecución sindical instaurada es la propia existencia del SENA, pues aunque es innegable su marchitamiento, no olvidemos que la propuesta inicial del Presidente Uribe, era la liquidación de esta querida institución, pero el SENA a diferencia de la Caja Agraria, TELECOM y  el ISS para solo mencionar algunas entidades liquidadas, sigue con vida, con la posibilidad de ser defendida y recuperada del caos impuesto por quienes dicen haberla fortalecido. Adicionalmente SINDESENA, sindicato que en la actualidad cuenta con más de 2.000 afiliados y presencia en 28 departamentos del país, así como la mayoría de sus dirigentes sindicales se mantienen firmes, sin declinar sus principios, sin dejarse doblegar ante las dadivas ofrecidas ni ante la represión orquestada según sea el caso; en SINDESENA, mantenemos la frente en alto y el orgullo de continuar con la noble tarea de defensa del SENA y los derechos de los trabajadores.
Entonces nos quedamos con la pregunta: ¿Qué tipo de personas son las que consideran como triunfo de una administración, la supuesta derrota de un sindicato? Qué tipo de periodismo es ese?, Qué quiso decir el artículo que le da un triunfo inexistente al Director General del SENA, cuando afirma que acabó con el sindicato de la institución?, a qué sindicato se  refirió?  Porque los hechos muestran que seguimos ofreciendo la más fuerte resistencia al interior del SENA, denunciando, movilizándonos y defendiendo los derechos de los trabajadores.

!!!SINDESENA Existirá mientras exista el SENA¡¡¡
!!!Los liquidadores no podrán con nuestra justa lucha¡¡¡
!!!Viva SINDESENA, Viva el SENA¡¡¡

SINDESENA JUNTA NACIONAL
Bogotá, 21 de abril de 2010
 

Wilson arias castillo