TwitterFacebookFlickrYoutube
A+ A A-

Primero de Mayo: de los trabajadores y sin ilusiones Santistas en nombre de la paz

  • Última actualización en Miércoles, 30 Abril 2014 15:29
  • Visitas: 1570
Share Button

Recientemente (25.03.14), Piedad Córdoba nos anunciaba vía twitter que Juan Manuel Santos se comprometió en apoyar una “movilización por la paz” programada para el Primero de Mayo. En relación con el Paro Agrario, la exsenadora le dijo esta semana al país: “Si no funciona (la mesa unitaria de diálogo) ya miraremos cuál debe ser el camino a seguir pero, por lo pronto desde Poder Ciudadano, consideramos que el paro agrario puede esperar” (El Tiempo, 28.04.14).  Por su parte, “La silla vacía” señala que Piedad nos invitó a convertir esta nueva protesta agraria “en una movilización en favor de la paz” (30.04.14).

Hace un año nos había propuesto la prórroga del gobierno de Juan Manuel Santos por dos años. También en nombre del mandato por la paz nos había alentado antes por la reelección presidencial, la misma que pedían otros sectores de izquierda “para cerrarle el paso a la ultraderecha”.

Que Juan Manuel Santos continúa la senda neoliberal por la que avanzó Álvaro Uribe, está bien confirmado. Que ha revelado mayor eficacia que su antecesor, también es constatable: los nuevos equilibrios que se dieron en el bloque de poder, le otorgan tal capacidad. Y le imponen una táctica bifronte y una retórica ídem. Sólo como ejemplos: Paz y militarismo a la carta; nueva política internacional y promesa de ingreso a la OTAN; restitución de tierras y su financiarización, “en simultánea”; clarificación de predios y legalización de baldíos malhabidos. Entre tanto, profundiza el modelo hasta donde no pudo llegar un Álvaro Uribe impedido por el “choque de trenes” o relentizado por sus propios aliados. Así, a diferencia de Uribe, Santos logra la eliminación de las parafiscales mediante la reforma tributaria más regresiva de las últimas décadas contra la clase trabajadora y las capas medias. Adicionalmente, Santos sí logra la aprobación de un TLC con los EEUU, contrario a los intereses del país, seguido del incumplimiento de su Plan de Acción Laboral, para mencionar otros padecimientos de los trabajadores.

Pero lo que más parece rentarle a Santos por estos días y a fin de hacer pasar su agenda, es la “absolutización” de la paz. Convertida en valor absoluto, la paz sembraría el colaboracionismo en la ciudadanía, una actitud contemplativa en la izquierda y la postergación de las resistencias. Sin embargo, por estos días también se ha producido una especie de “desantificación” social y de un segmento de la izquierda. Varias crisis y circunstancias lo explican, incluidas las de Bogotá. Ciertas élites aspiran a que la crisis se canalice por la derecha (como en varios otros países) y que el desánimo por Santos se ofrezca como ocasión a los neoliberales Zuluaga, Ramírez o Peñalosa.

El Primero de Mayo es una buena ocasión para advertir sobre este curso, por cuanto aún es posible la instrumentalización de los diálogos de paz por parte del establecimiento. Ya lo vemos tratando de convertir las más variadas protestas en “movilizaciones por la paz” apoyadas por Santos.  En esta fecha debemos elevar nuestra voz contra la reelección presidencial y contra el modelo neoliberal, mientras expresamos un claro apoyo a la solución política del conflicto armado, sin dar lugar a su utilización por una élite que habla de paz pero ha declarado una guerra social contra el pueblo colombiano.

Al llamar al internacionalismo en este Primero de Mayo y saludar las luchas de los trabajadores y los pueblos del mundo, invitamos al movimiento sindical, juvenil y ciudadano que confluye en este día de lucha, para que abrace con alegría y decisión la única alternativa de cambio en la actual campaña electoral, la que ofrecen las candidatas Clara López y Aida Avella, dignas representantes de la mujer colombiana.

Taller Político (en construcción)
Santiago de Cali, 1 de Mayo de 2014