TwitterFacebookFlickrYoutube
A+ A A-

¿Johnny Silva, un “procedimiento policial”?

  • Última actualización en Miércoles, 23 Octubre 2013 19:46
  • Visitas: 2255
Share Button
Untitled Document

jhonny silva

Por: Wilson Arias*

Insólito: en sus estadísticas, la Policía Nacional cuenta el asesinato de Johnny Silva como un “procedimiento policial” en lugar de anotarlo como lo que es, un homicidio perpetrado a plena luz del día, en medio de un operativo que violó el alma mater con quebrantamiento de su autonomía universitaria,  ordenado por el hoy candidato General (r) Gómez Méndez.

Este artificio estadístico podría estar explicando las disparidades en los registros de homicidios en la ciudad, pues mientras Medicina Legal el 28 de diciembre informa que en Cali se cometieron 1700 homicidios, desde la mirada de la policía se trata sólo de 1548 casos. Esta diferencia hace pensar que se cometieron 152 casos de “procedimientos policiales” similares a los de Johnny Silva, es decir homicidios de caleños cometidos a instancias de operativos policiales. Preguntamos: ¿se trata de 152 falsos positivos en la ciudad de Cali durante 1 año?, ¿serán estos casos, coincidentes con los líderes juveniles desaparecidos cuyos nombres circularon en la ciudad en   los panfletos que se distribuyeron durante el año anterior en los barrios populares de Cali?,  ¿era este el mensaje que dejaron los jóvenes de los barrios y asentamientos que marcharon por las calles de la ciudad pidiendo apoyo gubernamental y denunciando la limpieza social que se vive en la ciudad?

Hechos como estos, explicarían las razones por las cuales no se permite que Medicina Legal realice un registro balístico de las armas amparadas que circulan en la ciudad, de tal manera que se puedan cotejar las balas encontradas en los cuerpos sin vida frente a las armas denominadas legales. Hoy en la ciudad no es posible identificar si las que fueron disparadas en estos casos son de dotación oficial o si son amparadas en manos de particulares, privando a los Fiscales y Jueces de importantes pruebas.

Ello a pesar de que estamos pagando el préstamo que realizó la ciudad para fortalecer la tecnología de investigación judicial. Los equipos adquiridos para este cotejo de balas están subutilizados porque no se tienen los avales del nivel nacional, de modo que Medicina Legal haga el registro balístico de armas oficiales; escasamente se registran las nuevas que compran los particulares y voluntariamente someten su arma a la prueba balística. Es como si sólo algunas personas estuvieran obligadas a registrar su huella cuando nacen o cuando obtienen su documento de identidad, que son las usadas para el cotejo de huellas dactilares en la investigación judicial.

La impunidad constituye un obstáculo para la democracia, lesiona el derecho a la reparación y a la verdad, favorece la criminalidad, estimula y legitima respuestas de venganzas, inclinando a tomar por mano propia la justicia que no es capaz de prodigar el estado, a privatizar la seguridad ciudadana y a proliferar la posesión de armas en manos de civiles pretendidamente para responder a la inseguridad, pero posibilitando que la ciudad se convierta en una selva incontrolable.

 

*Wilson Arias es Candidato a la Cámara de Representantes.