TwitterFacebookFlickrYoutube
A+ A A-

Nuestro parte de victoria y algunas lecciones del 30 de Octubre

  • Última actualización en Miércoles, 23 Octubre 2013 19:46
  • Visitas: 2473
Share Button
El futuro del Polo Democrático Alternativo no estaba cifrado sólo en el desenlace de las elecciones del 30 de Octubre en Bogotá. Los guarismos electorales para alcaldía y Concejo de Cali tienen peso y lugar importantes en el horizonte de la colectividad.

María Isabel Urrutia como candidata del PDA, sin ataduras ni pactos con ninguno de los candidatos del establecimiento, a pesar de la campaña de desinformación de los medios y de los ataques racistas, enfrentada a los grandes capitales legales e ilegales y a las maquinarias electorales que usufructúan voraz y notoriamente a la registraduría en la región, logró 87.000 votos. A su vez, Patricia Molina consigue igualmente ser elegida al Concejo Municipal de Cali. La personalidad política de estas compañeras así como su desempeño en el desarrollo de la campaña electoral, constituye un avance en el esfuerzo de construir en Cali y en el Valle del Cauca una auténtica política de izquierda democrática y atravesada por la ética. Es un triunfo contra la capitulación promovida desde la cómoda e interesada disidencia de bancada del Polo, bajo el mote de oposición “propositiva”. Contra la cooptación agenciada por el gobierno y sus aliados, mediante figuras como Angelino Garzón y Julio Roberto Gómez, y contra su otra cara, el pactismo con el gobierno nacional promocionado por los nuevos “progresistas”, tan aplaudidos desde el establecimiento.

Es necesario convertir el reconocimiento político y electoral obtenido por María Isabel Urrutia y Patricia Molina en lugares de resistencia y denuncia. Seremos vigilantes de las administraciones del electo alcalde Rodrigo Guerrero y del nuevo gobernador Héctor Fabio Useche. Ejerceremos una oposición que desde ya empezará a presentar propuestas para oponer a las políticas impopulares y contra los bienes públicos del Estado Municipal que sabemos llevarán a cabo dichas entidades. Seremos insobornables defensores de lo público, particularmente de Empresas Municipales de Cali, como de la calidad de vida, las libertades ciudadanas y los derechos de los trabajadores y de las clases medias y populares. Combatiremos con todas nuestras fuerzas cualquier asomo de prácticas clientelistas y de pactos con tales administraciones, pues ya conocemos sus lamentables efectos dentro del PDA en el Valle del Cauca y el desempeño de sus representaciones en corporaciones públicas, de lo cual son lamentable muestrario los dos concejales salientes y los dos diputados que continúan. Pondremos estos espacios al servicio de la construcción política y la organización social.

Somos conscientes de las altas responsabilidades que de estas manifestaciones resultan. Pero estamos persuadidos de que no de otro modo vamos a recuperar la confianza de la ciudadanía, de sus organizaciones sociales y de los jóvenes, y que sólo así honramos la esperanza en nosotros depositada, el ideario de unidad y la oferta que hemos hecho a la ciudad y al país: procurar una sociedad más justa e incluyente.

Santiago de Cali, octubre 31 de 2011

WILSON ARIAS
Representante a la Cámara PDA