TwitterFacebookFlickrYoutube
A+ A A-

Felicitaciones a los defensores del SENA: ¡Porque su lucha aún tiene un bello lugar y grandes posibilidades de triunfar!

  • Última actualización en Miércoles, 23 Octubre 2013 19:46
  • Visitas: 2159
Share Button

 

Si. Es verdad que el gobierno impuso su reforma tributaria con lesivas consecuencias para el SENA, el pueblo y la clase media. Eso ya lo sabemos. Pero también es verdad que si aún quedan posibilidades reales de continuar luchando por la entidad, por su existencia, ello es así porque la comunidad educativa del SENA se batió en la controversia pública, en los foros, en las calles y en el seno mismo del Congreso de la República.

Es igualmente cierto que hoy, cuando hasta los medios confirman que la reforma gubernamental afecta a numerosos grupos poblacionales, la opinión deberá reconocer que tal denuncia la elevó primero la comunidad educativa del SENA en los más diversos escenarios. Veamos:

Cuando se establece que, so pretexto del nuevo “impuesto para la equidad” -CREE, se le disminuyen al gran capital las contribuciones parafiscales en un 13.5% y además el impuesto de renta en un 8%, la población deberá reconocer que fue el movimiento del SENA el que alertó en las calles que se trataba de un “pague uno y lleve dos”, un enorme desafuero. Cuando se vaya constatando que la medida beneficia aún más a los poderosos, por ejemplo, a las familias Sarmiento Angulo, Lulle o Santodomingo, con un impuesto menor a sus herencias, o que en efecto el gobierno no contaba con estudios serios que sí tenía la comunidad educativa del SENA, la opinión honrada de este país deberá reconocer que fueron los estudiantes y los trabajadores del SENA mediante su organización sindical SINDESENA quienes, con grabaciones en la mano, le dijeron al país que al Director de la DIAN  le dio “mamera” adelantar dichos estudios, y que la reforma era odiosamente oligárquica. Cuando los conjuntos residenciales deban pagar IVA por sus propios parqueaderos, o el “Impuesto Alternativo” (IMAN) recaiga sobre la clase media, ella deberá recordar que los defensores del SENA se lo alertaron con gallardas y nutridas marchas, vistosos carteles y rítmicos cánticos que resonaron en todo el país.

Por eso, pero además porque no pudieron asestar a la entidad el golpe original que le tenían reservado, y porque aún es posible continuar elevando la defensa del SENA –como paso a demostrar–, quiero felicitar la encomiable lucha adelantada, que ha salvado una vez más a esta querida institución.

Es que, lo que tenían reservado originalmente los organismos de crédito multilateral para el SENA, en materia de financiación para este período, era la eliminación total de sus fuentes y, si fuere el caso, pasar a un sistema tipo “sisbenización” (Alberto Allesina), o al “subsidio a la demanda” mediante la expedición de “vouchers” o bonos, lo cual ha sido ratificado más recientemente por el propio Banco Mundial. Tal es la magnitud de la amenaza contra la financiación del SENA.

Como medidas complementarias, el gobierno actual de la “Unidad Nacional” recibió la tarea de cambiarle al SENA su adscripción (cosa que sí logró hacer con el ICBF); expedir la Ley de “Articulación” con la educación media (P.L 154) y redireccionar su presupuesto hacia el rubro de educación superior, todo ello con el fin de profundizar el envilecimiento legal de la Misión que le encomienda al SENA la Ley 119/94. A todas estas amenazas ha respondido SINDESENA y la comunidad educativa de esta entidad, ¡en un brevísimo lapso de dos años!, ardua labor que insisto en aplaudir.

Agradecimientos y recomendaciones

Al reconocer la tesonera labor adelantada por la comunidad educativa del SENA a fin de año, que resistió casi en solitario y lo más importante, con sólidas argumentaciones, quiero agradecer la oportunidad que me dieron de participar de esta bella gesta de grandes repercusiones. Pese al golpe recibido y a la temporal correlación de fuerzas adversa, el movimiento ha consolidado un sentimiento “pro SENA” que ha calado en muy diversos espacios. ¡Se trata de un activo fundamental que acrecentó este movimiento!. El “país político” (como lo llamaba Jorge Eliecer Gaitán) traiciona ese sentimiento del “país nacional”, de ese “común” que mira con respeto a los defensores del SENA, sus alertas y denuncias.

Sea la ocasión de reiterar a SINDESENA, organización de la que provengo, mi compromiso y atención. Lo mismo a las organizaciones estudiantiles, una que contribuí a fundar como estudiante (el Círculo de Estudiantes del SENA en Cali, 1980) y otra, heredera de la anterior,  que ayudé a construir como egresado (el Comité de Estudiantes y Egresados, COES).

De otra parte, les recuerdo a los trabajadores que en las varias oportunidades en que se ha intentado liquidar a la entidad, ha sido la perspectiva estratégica de largo aliento la que ha logrado salvar la institución. Es la hora de rehacer los planes estratégicos. La etapa sigue siendo DEFENSIVA. Su objetivo entonces, sigue siendo evitar que la ofensiva neoliberal logre liquidar a la institución (vía privatización o por eliminación total de su financiación o mediante el “subsidio a la demanda”), cosa que hasta ahora no ha conseguido. En ese sentido, la resistencia ha sido exitosa desde hace 24 años, cuando el Banco Mundial se propuso tal privatización, “pre eliminación” de sus rentas (Ginebra, Suiza, noviembre de 1989). Opino que se debe examinar el período anterior a la Constitución de 1991, cuando el SENA tuvo “Rentas de Destinación Específica”, y analizar los mecanismos para reforzarlos en este nuevo período post- reforma tributaria. Y en el horizonte –dependiendo siempre de la acumulación y correlación de fuerzas–, procurar el restablecimiento de su carácter parafiscal, vinculado a la nómina, no a la renta principalmente del sector “extractivo”.

Permítanme despedirme resumiendo que, mediante demagogia, el gobierno “de la Unidad Nacional” sacó adelante una reforma regresiva, que afecta al SENA, a las clases medias, los trabajadores y sectores populares. Que la defensa del SENA denunció pública y oportunamente los odiosos contenidos de esta reforma, ganando el respeto ciudadano y elevando el sentimiento “Pro Sena” en el país. Que 24 años después, los neoliberales no han conseguido aún su objetivo general y que muy por el contrario, la comunidad educativa logra mantener esta entidad y, sobre unas adecuadas táctica y estrategia, puede luchar por mantener sus recursos y a futuro recuperar su carácter parafiscal.  Por todo ello y con franqueza, ¡de nuevo los felicito!

Santiago de Cali, enero de 2013